El Arte de un Buen Masaje

Necesitas buenos lubricantes. Hay muchos aceites para masajes disponibles en los supermercados y que suponen una buena opción. Tienen el nivel adecuado de viscosidad y dejarán un buen olor si los compras perfumados. No se recomienda utilizar lubricantes como la vaselina ya que son absorbidos .

Pepe G
Pepe G
5 de August · 373 palabras.
 ¿Sabes en qué consiste un buen masaje? En poder relajar a la otra persona, en eliminar su estrés y canalizar la energía positiva y trasladársela a la otra persona. Pero además, es una gran manera de demostrar a tu pareja lo mucho que te importa. Por ello os daremos algunos consejos sobre cómo convertirnos en maestros de este arte.

Momentos previos. El ambiente en el cual tienes intención de practicarlo debe ser elegido cuidadosamente. Es fundamental relajarse lo máximo posible. No debe haber ningún niño o mascota alrededor que pueda interrumpirlo. La habitación debe estar a una temperatura confortable y es importante evitar las corrientes de aire. Tómate tu tiempo para bajar las luces y asegúrate de que las cortinas estén bien cerradas, de forma que no haya ningún tipo de distracción. También es aconsejable que el entorno esté limpio y ordenado.

Equípate bien. Tu pareja debe acostarse sobre una superficie dura para que todos sus músculos se encuentren adecuadamente apoyados. Además, es importante que tengas espacio suficiente para que puedas trabajar de una forma satisfactoria.

Necesitas buenos lubricantes. Hay muchos aceites para masajes disponibles en los supermercados y que suponen una buena opción. Tienen el nivel adecuado de viscosidad y dejarán un buen olor si los compras perfumados. No se recomienda utilizar lubricantes como la vaselina ya que son absorbidos muy rápidamente por la piel.
Hoja de ruta. Una vez que estás dando el masaje, éste debe dirigirse a grupos de músculos grandes, como el cuello, hombros, espalda y piernas. Al no centrarse en músculos específicos se evita cualquier daño.

Haz un masaje como los profesionales. Comienza con movimientos suaves y fluidos con la palma de la mano. Es una buena manera de ayudar a su cuerpo a acostumbrarse a tu tacto.
No aplicar presión sobre la columna vertebral. Del mismo modo, un masaje en el vientre puede ser bastante incómodo. No pellizques. Y por último, nunca interrumpas el masaje.

El gran final. Cuando hayas terminado, usa una toalla y limpia el lubricante que quede en su cuerpo. También es importante avisar una vez hayas terminado el masaje. Después, es momento es para beber algo y hablar con tu pareja sobre la experiencia.

 masajes

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →