La Humildad Lo Cambia Todo

Mientras mi esposo se había ido, el Espíritu Santo me mostró que yo tenía que cambiar, porque si yo actuaba de la misma manera que lo hice la primera vez que nos casamos, el nuevo matrimonio no iba a funcionar. Tenemos que concentrarnos en cambiar nosotros mismos para ser más como Jesús y...

Sebastián Lorenzo Vázquez
Sebastián Lorenzo Vázquez
4 de May · 810 palabras.
x

ūüēė Resumen

El artículo trata sobre la humildad y la autoevaluación en el matrimonio. La autora relata su experiencia personal de sentirse orgullosa y autosuficiente en su matrimonio, hasta que su relación se derrumbó. En ese momento, sus amigos y familiares la consolaron y reafirmaron que ella era "la buena" y "inocente", pero al reflexionar y humillarse ante Dios, se dio cuenta de sus propios errores y pecados. El Espíritu Santo le mostró cómo había dañado su matrimonio con acciones como regañar, gritar, juzgar y ser impaciente. La autora reconoce que había condenado a su marido, lo que permitió al enemigo causar más daño. A medida que se humilló ante Dios, su corazón se ablandó y aprendió a ver a su esposo como Dios lo ve. La autora concluye que el matrimonio es una danza que requiere la humildad y la autoevaluación de ambos cónyuges para funcionar adecuadamente.
¬ŅLuchas con el orgullo? ¬ŅEres autosuficiente?

Yo siempre hab√≠a pensado en m√≠ misma como una "buena" esposa. Amaba a mi esposo m√°s que a nada. Deseaba tanto tener un buen matrimonio. As√≠ que cuando mi matrimonio se derrumb√≥, estaba en shock. Mis amigos y familiares r√°pidamente llevaron a mi lado, me recordaba que yo era "inocente" y ‚Äúla buena‚ÄĚ y pens√© que ten√≠an raz√≥n- que era la buena. Despu√©s de todo, he le√≠do mis libros cristianos, Biblia y otros m√°s que mi esposo hizo. No luche con los principales pecados obvios. S√≥lo hab√≠a querido lo mejor para nosotros, ¬Ņverdad?

Esto hizo que mi coraz√≥n se endurezca y haciendo mis cosas primero antes de tocar fondo. Cuando lo hice, yo estaba en tanto dolor. Mi coraz√≥n estaba roto porque perd√≠ a mi esposo, pero m√°s a√ļn porque me di cuenta de la verdad que yo no era inocente.

Por cuanto todos pecaron, y est√°n destituidos de la gloria de Dios. Romanos 3:23 (NVI)

Como me humill√© ante Dios, el Esp√≠ritu Santo comenz√≥ a mostrarme d√≥nde hab√≠a pecado en nuestro matrimonio. Vi los recuerdos de mi mismo rega√Īar, gritar, exigir, juzgar, ser impaciente, hiriendo con palabras. ¬°Dios me mostr√≥ que hab√≠a condenado a mi marido, que es exactamente lo que el enemigo estaba haciendo, y que hab√≠a estado ayudando al enemigo! Me di cuenta de que hab√≠a estado viviendo una mentira, como hab√≠a aceptado tantos comentarios de autocompasi√≥n y la "compasi√≥n" de amigos y familiares. Pero Dios sab√≠a la verdad. Yo era culpable.

Como me humillé ante Dios todos los días, yo estaba rota. Pero a través de esta ruptura se me ablandó el corazón. Tenía más amor y compasión por mi marido que yo he tenido antes. Empecé a verlo como Dios lo ve. Dios me estaba cambiando.

Por tanto nosotros todos, puestos los ojos como en un espejo en la gloria del Se√Īor con cara descubierta, somos transformados de gloria en gloria en la misma semejanza, como por el Esp√≠ritu del Se√Īor. 2 Corintios 3:18 (NVI)

El matrimonio necesita dos para bailar un tango. Se me hace difícil creer un matrimonio cayendo a pedazos es completa y totalmente la culpa de uno de los cónyuges. Ninguno de nosotros era 100% el cónyuge perfecto todo el tiempo.

Si no lo has hecho, te exhorto a humillarse ante Dios. P√≠dale al Esp√≠ritu Santo que te muestre las √°reas que debes necesitar arrepentirte. P√≠dele que te perdone por los pecados que has cometido en su matrimonio, no importa lo peque√Īo que piensas que son. Entonces deja que √Čl te cambia. √Čl te har√° una nueva creaci√≥n en Cristo. T√ļ tendr√°s tanto amor por tu c√≥nyuge, que esperaras con impaciencia la forma de mostrarle ello de cualquier forma que puedas. Dios se mueve cuando la gente se humilla delante de √©l.

Si se humillare mi pueblo, sobre los cuales ni nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus caminos malos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Crónicas 07:14 (ESV)

Mientras mi esposo se hab√≠a ido, el Esp√≠ritu Santo me mostr√≥ que yo ten√≠a que cambiar, porque si yo actuaba de la misma manera que lo hice la primera vez que nos casamos, el nuevo matrimonio no iba a funcionar. Tenemos que concentrarnos en cambiar nosotros mismos para ser m√°s como Jes√ļs y confiar en Dios con el cambio de nuestros conyugues.

En el tiempo perfecto de Dios, mi marido lleg√≥ a casa a una mujer cambiada. Dios me sigue cambiando un d√≠a a la vez, pero tengo que estar dispuesta a diario para ser cambiada y ablandada. El camino de la restauraci√≥n no es una tarea f√°cil. Esos viejos enemigos de orgullo y farise√≠smo est√°n constantemente tratando de escabullirse en uno. Todo lo que aprend√≠ al estar de pie, tengo que seguir haci√©ndolo con humildad ante el Se√Īor y para con mi esposo. Estar de pie realmente es para toda la vida. Nunca vamos a dejar de pelear la batalla hasta que estemos en el cielo.

No importa lo que se necesite, no dejes que tu corazón se endurezca. Si no has sacado el amor por tu cónyuge, pídele que te dé más amor. Pídele a Dios que te dé un corazón nuevo.

Y os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré corazón de carne. Ezequiel 36:26 (ESV)

En el tiempo previsto de Dios, creo que √Čl le dar√° a tu c√≥nyuge un coraz√≥n nuevo tambi√©n.

Humill√°ndose diariamente,

Fabricaci√≥n de pergolas. bancos de madera, altares, reclinatorios, confesionarios, ambones, atriles... confeccionamos toda la vestimenta lit√ļrgica como albas, estolas, casullas , man√≠pulos...

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →