ūüĎĀ Está leyendo nuestra sección de Psicología (Salud y Medicina). Los artículos en nuestro sitio no dispensan asesoramiento médico, legal o financiero. La información presentada aquí es para fines educativos o de entretenimiento solamente. El lector es responsable de sus propias acciones en caso de utilizar cualquier información contenida en este sitio.

¿Còmo Llevar a Cabo la Tarea del Mundo Interior ?

La bùsqueda del mundo interior ante el enajenamiento externo. Vamos rumbo a la extinciòn masiva de la especie al dar paso a un mundo de simulaciones y de imagenes virtuales. Nuestra irresponsabilidad raya en la psicosis colectiva. Nuestros valores ancestrales,han dejado de existir.Estamos condenados

Raul Diaz Berlanga
Raul Diaz Berlanga
22 de March · 809 palabras.
x

ūüēė Resumen

El artículo aborda el hecho de que muchas personas viven en dos mundos, el mundo externo y el interno, y cómo este último está muy contaminado debido a permitir contenidos que no nos pertenecen y que nos confunden en lugar de centrarnos en lo esencialmente humano. Además, se menciona la sobreexposición a realidades virtuales que aumentan la fuga de la realidad y las ilusiones. Esto ha llevado a que nuestra sociedad sea irresponsable y eche a perder el mundo de los otros seres vivos que comparten el planeta con nosotros, lo que ha generado un ciclo infernal con abuso de drogas y alcohol que desemboca en atropellos a nosotros mismos y a los demás. La conclusión del artículo sugiere que la falta de una salida viable genera un estado donde nada importa y todo se convierte en más mal afuera y por ende, mucho más mal interiormente. Es necesario prestar mayor atención a nuestra vida interna y a los contenidos que permitimos para evitar llegar a un estado de locura.
Vivir como islotes en el mundo, para nadie resulta ya muy agradable. Debido a esa permisibilidad, es que hemos arribado a los lìmites del absurdo y la aberaciòn que todos padecemos en nuestros dìas.

¬ŅHacia ad√≤nde vamos?

Nos hemos ido acostumbrando a dejar de pensar. Nos pasamos muchas horas de nuestras vidas frente al televisor o haciendo uso de nuestros equipos de computo. Nos vivimos instalados en realidades virtuales que incrementan la afluencia de nuestros sue√Īos, la fuga de la realidad e intensifican nuestras ilusiones. no sabemos que hacer con nmuestros momentos de ocio o con los tiempos que por x circunstancias, nos sobran o se nos presentan dia a dia.

Somos seres anfibios, que se viven en dos instancias: La externa y la interna. Pero ese mundo interno, que es nuestro verdadero hogar - porque los peces pertenecen al mundo del mar, las aves al del cielo y los insectos y animales, al mundo de la tierra -, esa instancia interna,  nuestro mundo propio, lo tenemos muy contaminado, al grado de que nos la pasamos huyendo de èl a cada momento, porque hemos permitido que nos instalen y hemos instalado, nosotros mismos, contenidos que no nos pertenecen, contenidos que nos confunden y nos desvìan de lo esencialmente humano: Un infierno afuera - confeccionado por nuestras propias acciones irresponsables, echando a perder el mundo de los otros seres que comparten con nosotros el planeta-, y un infierno dentro de nosotros, debido a tanto absurdo que permitimos ingresar y entonces, no nos queda màs remedio que el uso y abuso de las drogas, el alcohol y la desconexciòn misma, cercana a la locura, que nos impulsa a cometer un sin fin de atropellos tanto a nostros mismos, como a los demàs, dando cabida a un cìrculo infernal, donde no hay posibilidad de renovaciòn alguna, ni  mucho menos una salida viable: ¡Mal afuera, mal en el interior, no hay remedio, nada importa, màs mal afuera y por ende mucho màs mal interiormente!

Nuestros conocimientos, se han trastocado enormemente, la informaci√≤n procesada, ¬†est√† deshubicada, estamos dando espacio a una cultura de enga√Īos y de ¬†fraude, donde¬†resultamos ser, ¬†la reencanaci√≤n de la barbarie y del demonio mismo: Los fuegos Divinos, est√†n por extinguirse, se est√†n apagando los √Ļltimos vestigios de fuego que nos vi√≤ nacer...

Esa es la panoràmica existencial de nuestra època, aunque no lo queramos aceptar...Hacia allà vamos: Rumbo al la aniquilaciòn, al exterminio masivo de nuestra especie. 

¬Ņ Qu√® sigue ?

Por una parte, un mundo de simulacros dominado por la ciberciencia y la experiencia desencarnada. Gente que buscarà afanosamente trascender por el mundo de la informàtica, de las pantallas caseras de plasma en el skype, en el ciberespacio. Gente que se la pasarà en las redes vìctimas de la supertecnologìa, sin vida humana propia. Anarquistas que estaràn provocando rebeliones en las redes globales reforzados y estimulados por infinidad de sustancias quìmicas enajenantes que les faciliten olvidar toda realidad y que les auxilien a abandonar la responsabilidad de sus cuerpos, de sus  insignificantes vidas...Una civilizaciòn instalada en el mundo de las  apariencias llevadas a la màxima potencia, donde prevalezca la ignorancia de los grandes valores tradicionales que nos dieron derecho a la vida digna y que seràn relegados al rango de accesorios, dando por terminada la imaginaciòn, el espìritu, la inteligencia, la poesìa, la creatividad interior, la grandeza Divina...La història registrarà con mucha pena y dolor que ese mundo se abriò paso por un transfondo patològico que fomentò las violencias, los separatismos, las traiciones, las crisis, la indiferencia, la vida absurda, las psicosis y por ello y muchas cosas màs, gran parte de la humanidad prefiriò dirigirse en su transiciòn, rumbo a ese bizarro mundo de simulaciones, como mecanismo de defensa de la angustia, la desesperanza y el dolor existencial...

Por otra parte, habr√† qui√®n se atreva a resolver el rompecabezas, creando una portada propia, aut√®ntica y que le otorgue sentido a sus vidas. Ser√†n todos aquellos que dar√†n comienzo con lo que conocen de cerca, directamente y de manera √¨ntima; es decir : Con ellos mismos. Ser√†n los que comprendan que para arribar a lo esencial y real¬†de nuestra naturaleza, no ser√† posible lograrlo por fuera. Hacerlo as√¨, ser√¨a condenarse,¬†pertenecer a la civilizaci√≤n de las simulaciones, de las palabras, de los nombres, de las imagenes virtuales, de todos aquellos que se quedaron anclados¬†en el esbozo de la fachada. Lo aut√®ntico, lo maravilloso, ser√† s√≤lo¬†para los seres que se atrevan a pasar a su interior sin miedos y prejuicios, conoceran la inmensidad de su verdadera intimidad. Pasar√†n a ese interior puro, di√†fano, nuestro verdadero hogar. Si se atreven a hurgar hasta la naturaleza √Ļltima de¬†sus ¬†esp√¨ritus, que tenemos tan abandonados, quiz√†s puedan conseguir tambi√®n, la llave maestra de lo verdaderamente hermoso del mundo exterior que tanta ayuda necesita y reclama. ¬Ņ C√≤mo ?¬†

RAUL DIAZ BERLANGA

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →